Avila

Avila
Meseta Castellana
BIENVENIDO

7/4/08

EL HORIZONTE

El horizonte no existió hasta que una persona se interpuso entre él y el siguiente horizonte; la silueta humana vertical sobre la horizontal definió la primera encrucijada, el elemental cruce de caminos que persiguen el cocinero al tirar las croquetas al aceite hirviendo, 2 hombres de negocios que se estrechan la mano y cierran un trato, el matemático que ensaya un signo igual entre dos ecuaciones.
Hasta ese momento, el horizonte era atemporal, ingenuo y neutro, por eso los aviones, que carecen de él, cuando vuelan parece que no pesan y van derechos de una nada a otra nada, en un tiempo sin imagen en su correspondiente espacio, por eso las burbujas del agua mineral inauguran su propio horizonte en su ascender vertical hasta que el agua se congela y en estado fósil quedan atrapadas.
NOCILLA EXPERIENCE
Agustín Fernández Mallo

7 comentarios:

silvia dijo...

¿Es relativo... el horizonte?

mar dijo...

Hoy el viento galopa y arrastra consigo a las nubes.
La luna no puede ni aomar su naricilla. Es nueva, la noche es muy negra y no encuentra ninguna estrella a la que acercarse.
¡ Otra vez sopla el viento desbocado !
La luna pequeña se ncoge aún mas, temerosa de que una ráfaga la envíe más allá de las etrellas y, nunca más, pueda encontrar al planeta azul que juega con ella.

Firebrand dijo...

El horizonte es relativo, siempre.
No tiene valor absoluto en la medida que llegando a un objetivo —horizonte— y levantar la vista, ya hay otro que alcanzar.
El horizonte termina con la vida, y el que crea que lo alcanzó en vida, no está vivo, está muerto.

Anónimo dijo...

¿Existe realmente el horizonte?

Firebrand dijo...

Es un problema filosófico. ¿Es el horizonte el que esta allá, o es nuestra conciencia que se lo ha inventado? Se aceptan sugerencias.

Anónimo dijo...

El horizonte está en nuestra cabeza, el ser humano, sea cual sea su condición, tiende a inventar límites, excusas porque se sabe finito y como tal no puede soportar la idea del infinito. Entonces se inventó el horizonte. Pero el horizonte si que quiere ser infinito y por eso sigue y sigue creándose a si mismo.
Es como la idea de punto: el punto también es infinito y engendra la línea que también es infinita, entonces intenta mantener la línea en el plano, pero no se da cuenta de que el plano también es infinito...
Y así podríamos segir hasta el infinito....
Dolors

Anónimo dijo...

Dos poemas ....................


Una raya,
una coma,
dos puntos.

Pero aquí
ni raya
ni punto
ni nada.



AE
EA
AI
EI
I
A
IE
Y una vez desprendidas las
pompas de la pajita
que se utiliza para hacerlas,
se las lanza hacia arriba.


Joan Brosaa
Poemas Civiles -Ed. Visor
http://www.fundaciojoanbrossa.cat/

Dolors