Avila

Avila
Meseta Castellana
BIENVENIDO

7/12/07

MÚSICA Y ÁTOMOS

HOLA, DE NUEVA CUENTA.

Después de haberme desaparecido por un breve tiempo, regreso.
Escuchaba, el otro día en la radio, fragmentos de canciones grabadas en un CD (cuyo lanzamiento se hizo este mismo año) en donde varios cantantes de jazz (y otros más) recopilan e interpretan, cada uno a su manera, algunos de los grandes éxitos de la inigualable cantante Ella Fitzgerald. No lo podía creer. Es una producción musical magistral; las nuevas versiones, una de ellas al singular estilo de Diana Krall, son una verdadera delicia para los oídos. Tendré que ir a buscar un ejemplar de este suave regalo jazzístico, único en su género. Hacía ya mucho, mucho tiempo que no compraba un CD de música, pero creo que, en esta ocasión, sí va a merecer la pena ir a buscarlo. Aprovecharé a encontrarle la pista a otro más que tengo en mente, uno de Chabela Vargas. Ahí "se los paso al costo".

En otros temas, y dándole un giro completo al asunto, leí en la columna periodística llamada "Aleph Cero" , de Shahen Hacyan, del diario "Reforma" de la Ciudad de México, un artículo titulado "Átomos enredados". Para todo aquel amateur, o profesional, que guste de los temas de ciencia, le transcribo lo que el día de hoy publicó el mencionado señor; tal vez esto nos ponga a pensar y comentar un poco más adelante sobre el significado de lo dicho.

Átomos enredados

"¿Puede un átomo influir sobre otro lejano, sin importar la distancia que los separa?
Aparentemente sí, porque suceden cosas extrañas en el mundo atómico donde rige la mecánica cuántica. Todo se relaciona con el concepto de realidad física: ¿tienen realidad las propiedades de un átomo (como posición, velocidad, etc.) si no se pueden ver directamente?
Según Niels Bohr, uno de los fundadores de la mecánica cuántica, no tiene sentido asignarle valores definidos a tales propiedades antes de realizar un experimento para medirlos. Hay que suponer que un átomo, mientras no se observa, está potencialmente en todos los estados y es la observación la que lo obliga a manifestarse en uno con ciertas propiedades. Sólo entonces adquieren tales propiedades realidad física.
Esta interpretación no fue del gusto de todos los físicos del siglo pasado. Este sus más severos críticos está Albert Einstein, para quien la mecánica cuántica, si bien era correcta en cuanto a su formulación matemática, debía ser sustituida a futuro por una teoría más completa.
Einstein y dos colaboradores suyos, B. Podolsky y N. Rosen, esbozaron un experimento mental para poner en evidencia las aparentes inconsistencias de la interpretación de Bohr. Supongamos, dijeron, que se emiten dos partículas con un origen común, en direcciones opuestas, y se deja que se separen una gran distancia. Medir ciertas propiedades de una partícula debería determinar instantáneamente las propiedades de la otra, las cuales adquirirían realidad física gracias a una medición que pudo efectuarse a miles de kilómetros de distancia. Las partículas estarían manteniendo un misterioso contacto entre ellas, lo cual sería como aceptar la existencia de una "acción fantasmal a distancia", como dijo Einstein.
Desde hace ya tres décadas, los físicos han podido realizar experimentos con fotones (las partículas de la luz) y comprobar que existe una correlación entre pares emitidos en direcciones contrarias, tal como lo predice la mecánica cuántica. Dicha correlación sólo se puede explicar suponiendo que existe la "acción fantasmal a distancia" que le paraba los pelos de punta a Einstein.
Un examen detallado revela que el meollo del asunto es la existencia de "estados enredados" en mecánica cuántica, una situación sin equivalente en el mundo macroscópico. Dos objetos atómicos (fotones o átomos) pueden estar en estados conjuntos, "enredados" entre sí de tal forma que el par actúa como un solo objeto. Si se hace una medición para determinar las propiedades de una de las partículas, ésta influye también sobre el estado de la otra. Lo curioso es que el enredamiento no depende en absoluto de la separación entre los objetos.
Hasta hace relativamente poco, la mayoría de los experimentos se habían realizado con pares de fotones en estados enredados o con pares de átomos separados sólo unas cuantas micras. En un experimento reciente realizado en la Universidad de Michigan, se pudo poner en estados enredados dos átomos atrapados en sendas trampas atómicas, separadas entre sí por una distancia de un metro. La idea fue distinta de experimentos anteriores, ya que los dos átomos no estuvieron en contacto.
Todo átomo emite fotones (luz) si se le proporciona energía suficiente. En el experimento mencionado, los fotones emitidos por los dos átomos se mezclaron primero entre sí por medio de espejos, de tal modo que se perdiera la información sobre el origen de cada fotón.
El siguiente paso consistió en medir ciertas propiedades de los fotones y, dependiendo del resultado, deducir que ocasionalmente los átomos se ponían en un estado enredado; este enredamiento se pudo comprobar independientemente con mediciones directas de los átomos.
El experimento puso en evidencia que los fotones guardan cierto contacto con los átomos que los emitieron por medio de la extraña "acción fantasmal", lo cual conduce a un enredamiento de los átomos a pesar de que nunca estuvieron en contacto y sin importar las distancias.
Esta curiosidad del mundo cuántico podría tener en el futuro importantes aplicaciones en la transmisión y procesamiento de información y la construcción de computadoras cuánticas".

Con esto me despido. Hasta la próxima.
Claudia

2 comentarios:

silvia dijo...

Ahora, por estas fechas, es cuando más apetece escuchar a la inigualable Ella, original o versionada. Parece propio de la época prenavideña, Ella, Frank Sinatra..., clásicos del género típicamente invernal. (Me gustan las variadas versiones de "Always on my mind" de Elvis, para escuchar también en días en que el termómetro no sube demasiado).

Respecto a los átomos enredados, encuentro muy acertada la teoría para poder explicar, al fin, el fenómeno de los "pelos de Einstein". Se puede estar enredado y a distancia. :-))

Por mi parte, creo en lo que me quieran decir que está siendo investigado y atentamente escucho o leo.

Acabaremos entendiendo los fenómenos Poltergeist. De hecho, esto de comunicarnos por internet, no deja de ser un fenómeno paranormal y fantasmal.

Un abrazo
Silvia

bastek dijo...

El maravilloso mundo de la materia/antimateria, de los pares opuestos de quark que componen los elementos atómicos.
La posibilidad física de encontrar nuestro homólogo opuesto en el otro lado del universo.
La posibilidad teórica de viajar en el tiempo y en el espacio.
Bonita teoría la de los átomos enredados. Esto acerca los universos macroscópicos y microscópicos y me hace plantearme de nuevo ¿Quién soy yo?